Desayuno navideño (6 días para navidad)

El domingo pasado fue día para celebrar las lindas cosas que te da la vida después de estudiar un montón y trabajar con nunca, y para nosotros no hay mejor manera de celebrar que con la comida (somos unos foodies de corazón). Así que decidimos hacer una incursión gastronómica de domingo en la que empezamos con un mega desayuno en Zimmermann.

Hace bastante tiempo que voy a Zimmermann para comer una mega salchipapa o una torta de chocolate, pero nunca para tomar desayuno (que es, por cierto, mi comida favorita del día). El ambiente es súper lindo, todo está decorado con luces de navidad (les recomiendo comer en la terraza) y los chicos son súper atentos. El único problema es que es un poco difícil encontrar un lugar para estacionar porque solo hay dos espacios que casi siempre están llenos.

Como Zimmermann es un lugar de embutidos teníamos que pedir uno de sus sánguches, así que pedimos en Tota: un sánguche de pechuga de pavo con espárragos, cebollas caramelizadas, tomate y mostaza dijon en pan ciabatta, que estaba maravilloso. Es un pan bastante grande pero nada pesado, que se puede comer tranquilamente entre dos.

También pedimos, porque soy fiel amante de la palta, una canasta de panes con un plato de palta con queso ricota bañado con aceite de oliva. Muy rico y de sabor súper ligero que, nuevamente, se puede compartir porque tiene una porción bastante generosa de queso. Yo pedí la canasta de panes de solo integral, pero la pueden pedir de diferentes panes.

Por último, pedimos una de las mejores tostadas francesas que he probado jamás. Fue la primera vez que Ale comió tostadas francesas y le encantaron. Sirven dos tostadas súper esponjosas y húmedas que se deshacen en la boca, con fresas y un mega chorro de miel de maple. Las súper recomiendo.

 De una de las tantas veces que voy a comer torta de chocolate. 

De una de las tantas veces que voy a comer torta de chocolate. 

Debo decir que el café no me gustó mucho. Pedimos un americano que llegó -para nosotros- aguado. La persona que nos atendía nos explicó que es porque utilizan pots de café (de esos que pones en la maquinita) y que es uno por taza. Pero fue súper amable y nos puso dos.

En fin, les recomiendo ir y probar el Tota y las tostadas francesas, que son dos buenas opciones para un desayuno navideño.

Ya les cuento,

Ana