Almuerzo de celebración

Para continuar con nuestra celebración gastronómica del domingo pasado quería ir a un restaurante al que no había ido nunca y que esté cerca al cine, je. Se nos ocurrió la gran idea de comprar entradas para la función de las 5 de la tarde, pero bueno, teníamos que ver The Last Jedi sí o sí.

Así que fuimos a Dondoh: un restaurante de parrilla japonesa que nos sorprendió demasiado. Puedo decir, realmente, que es uno de los lugares en donde más rico he comido de Lima.

Un golazo es que tienen valet parking, así que no tienes que estar media hora buscando estacionamiento en Conquistadores; la atención es muy buena, los chicos te explican cada plato, su historia, cómo se preparan, los ingredientes, y te dan recomendaciones.

Pedimos para Ale, una hamburguesa de la que había visto bastantes fotos: la black burger: una hamburguesa que pedimos en término medio que viene dentro de un pan de tinta de calamar al vapor (casi como un bao), que estaba ma ra vi llo so. Viene acompañado de papitas fritas y es un poco picante.

Dato: nos dieron de degustación el mismo pancito con una mantequilla japonesa y chimichurri de ajos, cien puntos.

Para nosotros pedimos colita (escogida por mi papá a falta de picaña) en término medio y un avocado brasa (evidentemente escogida por mi, je). La colita estaba muy buena, la sirven con tomates cherry y una sal ahumada con cebolla china buenaza. El avocado brasa fue, para nosotros, el plato estrella. Una palta a la parrilla servida de forma espectacular con huevo onsen, chimichurri de ajos y almendras. Un plato realmente increíble. Acompañamos nuestra comida con una limonada de menta y kion súper refrescante.

dondoh8.jpg

De postre pedimos el Matzuri Desato: un plato de bizcochuelo de camote asado (increíble) con espuma de queso mascarpone y helado de canela. Muy rico y no tan dulce.

Aparte de todo eso nos invitaron, para degustar, una ensalada de papas y fideos en mantequilla que a Ale le encantaron. Volvería de todas maneras, me súper encantó la comida y a la atención. Recomendadísimo.

Ya les cuento,

Ana