Cuando no te sientes muy bien

Hay veces que me despierto en las mañanas con ganas de absolutamente nada, y está bien y es completamente normal. Lo que está mal es dejar que esa tristeza/molestia te malogre el día. Es por eso que el post de hoy es sobre algunas cositas que hago casi todas las mañanas, no necesariamente porque me sienta mal, sino porque me hace sentir bien y con ganas de comenzar el día.

pan con palta

1. Tomar un buen desayuno: el desayuno es mi comida favorita del día, porque soy de esas personas que amanece con un hambre increíble. Y no hay nada me guste más que la fruta, tanto que, si sé que saldré a algún lado a desayunar, como mi fruta primero en la casa; sí, tal vez esté un poco mal de la cabeza. Me encanta ponerle un poco de yogurt, granola y salvado a mi bowl de frutas. Por otro lado, mi combo favorito son las tostadas con huevo y palta, no hay nada más increíble en las mañanas. Le pongo un poco de aceite de oliva, sal y pimienta, y listo.

café

2. Un buen café: si bien lo que hago ni bien me despierto es tomar un vaso de agua, el café NO puede faltar en el desayuno, o después del desayuno, o en cualquier momento. El café es una de mis obsesiones, pero puro, sin azúcar, ni leche ni nada; y pasado, por supuesto. Aunque debo admitir que en la tarde un flatwhite o cappuccino cae más que perfecto.

...

3. Actividad física: me encanta comenzar el día con algún tipo de actividad. Usualmente hago el tipo de actividad que me de ganas ese día, puede ser salir a caminar, correr, hacer yoga, pilates, o usar alguna aplicación de deportes. Prefiero hacerlo por la mañana porque me da energía, me hace sentir feliz -el cuerpo libera endorfinas cuando está en actividad- y súper saludable.

4. Tiempo para ti: casi siempre me levanto tempranito porque así tengo tiempo para hacer mis cosas tranquila. Me gusta bañarme tranquila, secarme el pelo, ponerme mis cremas de abuelita, hacerme algo para llevar a la universidad, etc. Ese tiempito para mí en las mañanas sin sentirme apurada me calma y me pone de buen humor.

El gordo

5. El gordo: cuando estoy en la casa de mi papá me encanta estar con Fito, mi gordo #1 y el beagle más hermoso del mundo. No hay nada mejor que jugar, rascarle la pancita o tirarme en el piso con mi viejito para irme tranquila a la universidad. Denle mucho amor a sus gordos/gordas. También me gusta abrazar a la gente que quiero, así que, como estoy con mi mami, la apachurro lo más que puedo.

Y eso es todo, esas cositas me ayudan a comenzar el día súper bien y no sufrir, porque la vida es linda y hay que disfrutarla. En otro post les contaré de qué cafés son mis favoritos para pasar y qué aplicaciones estoy usando para hacer deporte en las mañanas.

Ya les cuento, y cuénteme ustedes también,

Ana.