Cuzco

Marce y yo decidimos que ya era hora de hacer un viaje juntos (sin nadie más, aclaro) y no pudimos pensar en un mejor lugar que Cusco. Porque entre nuestras opciones que, evidentemente tenían que estar cerca y gustarnos, Cusco es nuestra ciudad favorita de las favoritas en el Perú. Y porque no señores, nuestros papás no nos pagan los viajes. Así que bueno, bonito y barato es; y bueno, somos universitarios.

Con un presupuesto súper fijo, porque no teníamos más, y no queríamos gastar más tampoco (lets be real, amigos), empezamos a planear nuestro viaje que, en realidad, fue un arranque de los dos por un ¿vámonos? antes de empezar la universidad.

IMG-9431.jpg

Me puse en modo loco y empecé a buscar entre todas las páginas de viaje existentes, así que en uno de esos días de locura compré los pasajes y alquilé un mini departamento precioso en San Blas.

Fueron días de caminar y caminar sin parar, levantarnos súper temprano para poder hacer nuestros auto-tours, comer el menú más barato que podíamos encontrar (menos uno que encontramos en Pisac que estaba 5 soles y nos dió miedo enfermarnos), pasar de colectivo en colectivo, reírnos demasiado, tomar harto café, morir de frío, empaparnos en la lluvia, ver el amanecer (de los más bonitos del mundo), tomar muchas fotos, y mil cosas más.

Para las personas bellas que me preguntaron por mi cuenta de Instagram todo sobre el viaje, no se loqueen. Haré un post con todos los datos, precios y comentarios de todo lo que vimos, comimos y compramos.

Viajen, es lindo,

¡Y ahorren!

Ya les cuento,

Ana